D REFRANERO POPULAR

1

Dáme pan y llámame tonto.
Se dice del que no le importan las ofensas y burlas ajenas si con ello consigue lo que desea.

2

De aquellos polvos vienen estos lodos.
Da a entender que a veces los grandes problemas tienen su origen en pequeñas faltas o errores cometidos en el pasado. Quizá en este sentido dijo Molière: "Los errores más pequeños son los mejores.

3

De casta le viene al galgo, el ser rabilargo.
Refrán que aparece recogido por Galdós en Amadeo I, y luego por Delibes en Cinco horas con Mario, y que da a entender que los hijos suelen heredar las costumbres de los padres.

4

De donde no hay no se puede sacar.

5

De fuera vendrá quien de tu casa te echará.
Previene contra los intrusos, que no vacilan, si pueden, en desalojar de su sitio al legítimo titular.

6

De grandes cenas, están las sepulturas llenas.

7

De hoy en cien años, todos seremos calvos.
El refrán es expresión de consuelo y nos recuerda que, en más o en menos, cada cual tiene los días contados. Según Covarrubias, así exclamó una vez el rey Jerjes, mientras contemplaba, con amarga melancolía, la hueste innumerable de sus ejércitos. Por su parte, el marqués de Santillana alarga así el refrán: Al cabo de mil años, todos seremos calvos.

8

De lo que se come, se cría.
Alaba las virtudes derivadas de una buena alimentación y, por extensión, se dice jocosamente de aquellas viandas que tienen alguna simbología especial con el cuerpo, como las criadillas.

9

De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga.
Es prejuicio antiguo, que no pocos, sin embargo, mantienen todavía. Se decía también: Poco baño, poco daño y Los que van a baños, viven pocos años.

10

De los míos déjame decir, mas no me hagas oír.
Dice que si por lo general nadie se recata en censurar a los familiares, a todos enfurece que lo hagan otros en presencia nuestra.

11

De noche, todos los gatos son pardos.
Dice que en la oscuridad es más fácil disimular las malas acciones, pues es difícil distinguir lo que se ve. Es muy similar al que dice: En lo oscuro, todo es uno.

12

De padres gatos hijos michines.

13

De perdíos, al río.

14

De sabios es cambiar de opinión.

15

De Segovia ni la burra , ni la novia y si puede ser ni la mujer.

16

De tal palo, tal astilla.
Se refiere a que por lo general los caracteres se transmiten por vía hereditaria, y así suele decirse, pues, cuando hay mucho parecido entre padres e hijos: Cual la madre, tal la hija, y tal la manta que las cobija.

17

Del árbol caído todos hacen leña.
Se refiere al desprecio que las personas suelen manifestar ante aquel que ha caído en desgracia, y al provecho que de esa situación casi todos intentan sacar.

18

Del dicho al hecho va mucho trecho.
Enseña que entre lo que se dice y lo que se hace, por lo regular, media mucha distancia, y que no se debe, pues, confiar en las promesas. Así se lo recomienda Don Quijote a Sancho cuando éste decide dedicarse a la ociosidad.

19

Del mal, el menos.
Así lo recoge Mateo Alemán en el Guzmán de Alfarache, a manera de consejo: entre dos males, elegir el menos malo. Se emplea también para expresar conformidad cuando la desgracia ocurrida resulta ser menor de lo que se esperaba.

20

Del médico y del enterrador, cuanto más lejos mejor.

21

Del pan caliente, mucho en la mano, poco en el vientre.

22

Del viejo, el consejo.
Pues suya es -viene a decir el refrán- la experiencia de la vida.

23

Desgraciado en el juego, afortunado en amores.
Se dice a modo de consuelo, aunque, irónicamente, del que ha perdido en el juego.

24

Después de la liebre herida, palos en la cama.

25

Después de la tempestad viene la calma.

26

Día de Santa Lucía, lo que mengua la noche, crece el día.

27

Diciembre buena candela enciende.

28

Dime con quien andas y te diré quien eres.
En sentido recto, advierte de la gran influencia que ejercen las buenas o malas compañías sobre el comportamiento de las personas; y en sentido más general, dice que de los lugares y amistades que frecuenta una persona es posible deducir sus gustos y aficiones.

29

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.

30

Dios aprieta, pero no ahoga.

31

Dios da mocos al que no tiene pañuelo.

32

Dios los cría y ellos se juntan.
Se dice, en chanza, para significar que los granujas, como los posos en el líquido, tienden a aglutinarse y asociarse.

33

Divide y vencerás.

34

Donde fueres, haz lo que vieres.

35

Donde hay hambre, no hay pan duro.

36

Donde hay patrón no manda marinero.
Dice que mientras haya un jefe, nunca dispone un subordinado.

37

Donde hay, siempre queda.

38

Donde las dan las toman y callar es bueno.
Dice que al que hace daño u ofende, se le acaba pagando con la misma moneda.

39

Donde se saca y no se echa se llega al hondón corriendo.

40

¿Dónde vas Vicente?, ¡donde va la gente!

41

Dos andares tiene el dinero, viene despacio y se va ligero.

42

Dos que duermen en un colchón se vuelven de la misma condición.

43

Dos que se quieren bien, con que uno coma, basta.