23 de julio de 2006

 

Segovia - 23/07/2006
Las fiestas de época se convierten en un reclamo turístico de la provincia

Se trata de citas donde se mezclan el componente económico y la cultura El próximo encuentro será en Ayllón
LUCÍA OTONES/SEGOVIA

Las fiestas de época se han convertido en uno de los grandes atractivos turísticos estivales en muchos pueblos de la provincia. En todas ellas se busca una vuelta al pasado, a los momentos que vivió el municipio en cuestión siglos atrás. Estas citas, además de fomentar el turismo (hecho que generalmente lleva aparejado cierto beneficio económico para los negocios hosteleros de la comarca) permiten a los vecinos y visitantes conocer un poco mejor el modo de vida y las costumbres de los que en otro tiempo habitaron donde hoy lo hacen ellos.

Las recreaciones que se realizan en la provincia son diversas; aunque predominan las ferias medievales, no faltan tampoco las celtibéricas o las barrocas.

Hasta el medievo se trasladan localidades como Cuéllar, Sepúlveda -en la popular Fiesta de los Fueros- o Ayllón, que será el siguiente en regresar al pasado. Durante el próximo fin de semana los vecinos de este municipio, coordinados por la asociación cultural Amigos del Medievo, celebrarán la décima edición de esta fiesta. Lo que empezó siendo una 'Cena medieval' se ha convertido hoy en un encuentro que se prolonga durante todo un fin de semana y que reúne a un buen número de visitantes. El gran atractivo de este año será el concierto que el grupo vallisoletano Celtas Cortos ofrecerá la noche del próximo día 29.

Ambientada en la época de la Ilustración se encuentra la iniciativa de La Granja, que se celebra durante el primer fin de semana del mes de junio. En la última edición del Mercado Barroco, el Consistorio de la localidad invirtió cerca de 50.000 euros. En este caso, además de las representaciones teatrales y el propio mercado se realiza un ciclo musical organizado por el Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) de San Ildefonso que se prolonga durante los tres sábados posteriores.

La última localidad en sumarse a este tipo de iniciativas ha sido Torreiglesias. El remonte temporal en este pueblo es mayor que en los anteriores. Los vecinos se sienten muy orgullosos de su pasado celtibérico y es precisamente a esta cultura a la que recuerdan durante su fiesta.

La ilusión vecinal

Aunque hay quien opina que tanta fiesta de este tipo satura, lo cierto es que se siguen celebrando verano tras verano. Puede que de cara al turismo ya no tenga tanto atractivo, pero para los municipios que las acogen son todo un acontecimiento y, a la vez, una manera de unirse y desarrollarse culturalmente.

Torreiglesias ha sido la última localidad en incorporarse a la lista de las que celebran fiestas que recuerdan su pasado histórico. Sin embargo, tiene una particularidad que la diferencia del resto. La primera es que se trata de un municipio pequeño si se compara con otros como Cuéllar o La Granja: en invierno apenas supera los 250 habitantes; pero ya lo dice el refrán, hace más el que quiere que el que puede y aunando esfuerzos. Así, siguiendo esta máxima, los vecinos de Torreiglesias han conseguido sacar adelanta la Feria Celtibérica, que este fin de semana alcanza su segunda edición. «El año pasado lo preparamos muy rápido y la gente respondió muy bien, algo que también se ha repetido este año», apunta Nacho Gallego, agente de Desarrollo Local de Torreiglesias. La fiesta se celebra en torno al mercado celtibérico, que acoge un total de 24 puestos, entre los cuales se encuentra alguno en el que se desarrollan talleres artesanos, como el de amasado de harina para niños.

Premios históricos

Antes de la inauguración oficial de la feria, que corrió a cargo del diputado provincial de Desarrollo Rural, José Martín Sancho, tuvo lugar la entrega de los segundos Premios Celtibéricos. Estos galardones se entregan a aquellas personas e instituciones que trabajan por la localidad. Los agraciados en esta ocasión fueron la Diputación Provincial y José Manuel Lucía, catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares, que en Navidad organizó una muestra sobre 'El Quijote'. Esta iniciativa ha servido para recuperar la fiestas de Santiago.